Toxina Botulinica

Toxina Botulinica

La Toxina Botulínica, popularmente conocida como Botox, es un compuesto derivado de proteínas que permite detener de forma temporal la contracción de los músculos donde se aplica.  Este compuesto,  se dio a conocer hace varios años,  e inicialmente se utilizó en tratamientos neurológicos y oftalmológicos.  Actualmente y gracias a la evolución en la investigación de cirugías plásticas se utiliza con fines estéticos.

Esta técnica estética,  entre otros beneficios, permite mejorar el aspecto de arrugas en zonas como el entrecejo, la frente y patas de gallo.  Así mismo, permite corregir pequeñas diferencias simétricas en frente y cejas caída.  No se utiliza para arrugas en reposo ni tampoco para arrugas por daño cutáneo o envejecimiento por daño solar.

El empleo de Botox se realiza mediante la aplicación de un micro inyección indolora al musculo.  Esta pequeña inyección produce un relajamiento temporal, lo que atenúa la contracción muscular.  De esta manera se disminuyen las arrugas y líneas de expresión, la piel de la zona se torna lisa mejorando la imagen de la piel.  El efecto visual se da a pocos días de la aplicación y en la mayoría de los casos el Botox perdura entre 4 y 6 meses aproximadamente. En condiciones generales, el Botox es bien tolerado, la técnica es segura y eficaz.  La aplicación periódica permite disminuir la velocidad con que aparecen nuevas arrugas y mantener resultados más palpables.

Dr. Gio WhatsApp Chat
Enviar