El Botox y Ácido hialurónico: aprende a diferenciar cada tratamiento y a reconocer el momento ideal para aplicarlo.

¡El Botox como una opción para lucir una piel sin arrugas!

La toxina botulínica o Botox, como se reconoce comercialmente se utiliza para bloquear la actividad muscular y atenuar las líneas de expresión, y a diferencia del ácido hialurónico no da volumen. Este tratamiento debe ser usado solo en la parte superior de tu cara, en tres zonas principales: entrecejo, frente y patas de gallo.

Para un resultado exitoso, estudiamos tu expresión facial, tanto cuando te encuentras en movimiento como en reposo, para localizar los puntos donde deben hacerse las micro inyecciones; una vez lo localicemos, la toxina botulínica se infiltra mediante agujas muy finas, directamente en el músculo.

Es un proceso rápido e indoloro. El resultado final se puede ver de 5 a 7 días, y el efecto tiene una duración de 4 a 6 meses.

 

Los beneficios del Ácido Hialurónico para lucir más joven.

El ácido hialurónico es una molécula que se encuentra de forma natural en tu piel. Esta sustancia tiene la capacidad de retener moléculas de agua, por lo que es capaz de hidratar y aportar elasticidad a la piel.  La función principal es la de reponer el volumen en áreas donde se haya perdido o aumentarlo.  Estas áreas pueden ser los surcos nasogenianos ubicados alrededor de la nariz, el entrecejo, los pómulos, el mentón y los labios.

Para mayor satisfacción, primero debemos valorar la zona a tratar, con el fin de detectar posibles alteraciones, así como para apreciar las características propias de tu piel y de las estructuras faciales que puedas tener tú como paciente.

Los primeros 3 días puedes presentar una pequeña hinchazón, pero lograrás ver su efecto final a los 8 días de aplicártelo.  Su efecto dura de 6 a 8 meses.

 

Dos grandes opciones para tu rostro en este año nuevo. ¡Anímate a lucir como nueva!

 

Dr. Gio WhatsApp Chat
Enviar